Caminata por la selva

Parque Nacional Carrasco

El Parque Nacional Carrasco es un área protegida con maravillas naturales y alta biodiversidad, razón por la que forma parte del Corredor de Conservación Vilcabamba-Amboró (Bolivia-Perú), cuenta con ríos caudalosos que desembocan en el Amazonas y presenta rutas ecoturísticas de gran belleza paisajística que se constituyen en una invitación al amante de la naturaleza y la aventura.

Kawsay Wasi es una empresa comunitaria conformada entre los lugareños del Parque, cuenta con la participación de 15 socios que operan como guías naturalistas certificados prestando servicios de interpretación ambiental en los atractivos del Parque Nacional Carrasco como una contribución de jóvenes del lugar a la conservación del medio ambiente. De la mano de estos guías las excursiones imperdibles al Parque varían desde la incursión al Santuario de Vida Silvestre de las Cavernas del Repechón, en la que se visitan cavernas que son el hábitat de los extraños y ruidosos pájaros ciegos o guácharo (Steatornis caripensis) y otras en la que predominan gran cantidad de murciélagos. Es posible hacer tours más especializados de orquídeas (más de 200 especies), tours nocturnos de observación de insectos y ranas, como aproximarse a la comunidad de El Palmar para intercambiar con los comunarios acerca de sus sembradíos de hoja de coca y su manera de vivir y relacionarse con el Parque. Para los miradores de pájaros o “bird watchers” es una delicia el “gallito de las rocas” o tunqui en quechua (Rupicola peruviana), que es una de las aves más increíbles del mundo. El macho es vanidoso y de hermoso plumaje y tiene como único objetivo en la vida cantar y bailar para atraer a la hembra, aparearse y dejarla. La hembra tunqui en cambio cuenta con un plumaje poco vistoso y opaco; sin embargo es ella la que elige con cual macho aparearse y quedar fecundada. Es sencilla, tímida y responsable. Ella se encargará de todo el trabajo de incubar los huevos, criar y adiestrar a sus polluelos.